Vira Arquitectura

0
366

“La serenidad es una cualidad irrenunciable para nosotros”

Raúl Villafañez, Virginia González, Vira Arquitectura


Cada proyecto de Vira Arquitectura aborda de manera única las singularidades, destacando sus particularidades y concibiéndose como un conjunto que integra todas las disciplinas en torno a la arquitectura dentro de un proyecto global coherente.

¿Qué significa crear espacios al servicio de las personas?

Es una responsabilidad, más allá de la estética, de hacer que quien encargue un proyecto sienta que todo se ha tenido en cuenta, que está integrado de manera armónica y sobre todo que se sienta parte de ese proyecto, garantizando su buen uso, las cualidades de sus materiales y el confort de los usuarios. En proyectos públicos sentimos que también es importante que la gente sienta que tiene un buen edificio a su servicio, que se relacione adecuadamente con su entorno y aporte vida a la zona. Esto ayuda a forjar el concepto de identidad, y promueve la cohesión social a pequeña escala.

Hospedaje Doña Elvira El proyecto nace de la conversión de dos pequeñas viviendas rurales en un alojamiento hotelero. El ejercicio consiste en la adecuación de la entrada, zonas comunes, escalera y tratamiento exterior del acceso y patio. Se busca conseguir un espacio cálido, acogedor, hogareño y sosegado al mismo tiempo, un hospedaje de carácter rural que invite al descanso y la desconexión. Fotografías: Aitor Ortiz.

Espacios serenos, funcionales y atemporales ¿es la filosofía de Vira?

Absolutamente, la serenidad es una cualidad irrenunciable para nosotros. Es una sensación de calma, de quietud y de tranquilidad dentro de los espacios. Viene dada por la proporción, los colores, las texturas… Estas sensaciones van intrínsecas en la funcionalidad dentro de proyectos donde se requiere del confort de los usuarios y, a veces, un espacio que pase casi desapercibido, donde los tonos, los elementos muebles y la escala sean adecuados, es la mejor solución que, a nuestro juicio, se puede dar. Por último, la atemporalidad deriva de las dos anteriores. Un diseño calmado, con la atención pertinente al detalle y con materiales de buena calidad, siempre que estén al servicio de un uso invariable no demandarán cambios.

Palacio de Gaudí El Palacio Episcopal de Astorga es una singular obra del arquitecto Antoni Gaudí, lejana a Cataluña donde realizó su mayor volumen de trabajo, y no culminada por él mismo. Los trabajos de restauración, además de ayudar a consolidar y conservar los elementos estructurales y decorativos del edificio, ponen en manos de investigadores y estudiosos el edificio tal y como Gaudí lo concibió y construyó. Fotografías: Javier Bravo.

¿Trabajar todas las tipologías de proyectos os brinda más versatilidad?

Cada proyecto es único, aunque intentamos de alguna manera mantener un “estilo” con nuestro concepto de arquitectura y diseño interior. Esta unicidad nos permite que, bien siendo un edificio de oficinas, un restaurante, o una clínica sanitaria, haya una forma común de ver los materiales, la luz y las proporciones de una manera convergente. Es en esto en lo que vemos una versatilidad enorme, en dar a un mismo principio de ideación en cuanto al diseño, la forma y función más amplia, haciendo que todo funcione en armonía.

Los materiales parecen muy importantes en vuestro trabajo ¿cómo los tratáis?

Trabajamos con la geometría en cuanto a la delimitación de espacios. Nos apoyamos de planos con materiales continuos, enfatizados por la luz, de textiles naturales como el lino, de madera, de piedra, y de vidrio y materiales traslúcidos. En cuanto al mobiliario, usamos tanto clásicos como novedades de diseño, siempre intentando colocar materiales naturales, no imitaciones.

Real Colegiata de San Isidoro Abierto al claustro histórico de la Real Colegiata de San Isidoro, la renovación del restaurante hace de la luz técnica, el mobiliario en acabados crema y nogal, y los textiles de lino e iluminación decorativa en verde oliva, los elementos que componen el nuevo y versátil espacio interior. Estos tonos se combinan con la incorporación de vegetación decorativa, aportando el toque natural y de viveza complementario con los tonos neutros del amueblamiento. Fotografías: Javier Bravo.

El interiorismo ¿es la prolongación natural del proyecto de arquitectura?

Para nosotros es un complemento y por tanto han de ser coherentes entre sí. Normalmente ofrecemos ambos servicios, ya que creemos que la arquitectura y el interior interfieren directamente, y a veces con unas pinceladas de mobiliario, textiles o piezas de decoración, ya podríamos llegar a considerar un espacio interior completo. Cuando intervienen otros profesionales, procuramos que sea desde el inicio, para que haya un planteamiento global afín.

¿Cuántos profesionales integran vuestro estudio y de qué forma os organizáis?

Ahora mismo el estudio se compone de cuatro arquitectos, pero al ser una disciplina tan amplia, cada uno desempeña una labor bastante determinada, bien sea gestión, diseño, desarrollo de proyectos o modelaje BIM e infografías. Nos apoyamos de colaboradores externos para las instalaciones, cálculos estructurales, diseño de iluminación… haciendo una red más amplia que compone nuestro proceso de trabajo y producción de proyectos.

¿Qué significa la búsqueda de la excelencia en un proyecto?

Es hacer que todo cuadre. A nivel constructivo, desde los despieces de material, los encuentros, los colores… que permitan aun así garantizar un óptimo funcionamiento del inmueble. A nivel funcional, justo al revés, que todas las exigencias técnicas no interfieran en esos detalles y se integren a la perfección, sin destacar, pasando desapercibidos.

Sin embargo, esto es una búsqueda inalcanzable, quizá a causa de la ambición personal. Se aprende siempre de los proyectos y nuestra intención es que el siguiente mejore el anterior. Los sistemas constructivos cambian, aparecen materiales y exigencias nuevas… por tanto ese concepto de excelencia no es algo inmóvil en el tiempo. Pretendemos evolucionar para alcanzarlo en cada momento.

Entrecepas Un antiguo inmueble de 1900, colindante con el Hotel Asturplaza de Astorga, es objeto de una reforma integral que constituye la ampliación de distintos servicios del hotel, consistentes en habitaciones en las plantas segunda y bajocubierta, y restaurante y vinoteca en planta primera y baja respectivamente. Fotografías: Javier Bravo.

¿Participáis en concursos para nuevos proyectos?

Sí, los concursos forman parte de la dinámica de trabajo del estudio. Cada cierto tiempo participamos en ellos, con apuestas sólidas de las que hemos conseguido varios proyectos a lo largo de la trayectoria del estudio. Es muy gratificante ser reconocido por propuestas que, en general, son de desarrollo rápido, haciendo de los concursos casi un reto y también un entrenamiento proyectual.

VIRA ARQUITECTURA. Avenida Reyes Leoneses 14, 3ºH (Edificio Europa). 24008 León.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí