El bullicio del mercadillo

0
95

Al Taulell, Valencia

Al Taulell, el restaurante realizado por el estudio Viruta Lab en Valencia, recupera el bullicio del mercadillo y la gastronomía local, poniendo en valor la esencia de la “terreta”. La belleza de su historia está presente en el local desde el origen.

La idea nace del entusiasmo de Rogelio, gerente de Al Taulell, por traer las recetas tradicionales al centro de Valencia con un producto de calidad y sobre todo de mercado. ¿Por qué no traer el mercado directamente entonces? Viruta Lab encamina este proyecto desde ese punto. Coger la esencia del mercadillo del barrio, el de los jueves, lleno del bullicio de la gente recorriendo sus puestos efímeros de metal y lonas con bombillas colgadas, entre productos frescos, y recuperar las relaciones con las calles y sus vecinos.

La belleza de su historia está presente en el local desde el origen. Una fuente de inspiración que sólo pide la consolidación y el respeto de su alma. Tomando como punto de partida el carácter imperfecto y desnudo de la envolvente, se pone en valor el concepto, dado que las marcas de escaleras, los ladrillos vistos, las pátinas de las pinturas y la forja original de sus ventanales, simulan perfectamente la esencia de las fachadas de cualquier calle histórica de Valencia. Los elementos que han sufrido modificaciones por cuestiones técnicas han sido tamizados por elementos de costumbrismo valenciano, como lo son las persianas alicantinas, de lamas de madera maciza, tan presentes en esta ciudad.

Sólo queda diseñar una buena distribución y el mobiliario para afianzar ese comercio de calle dentro de un interior. La irregularidad geométrica del local ayuda a diferenciar las dos partes principales de las que consta el programa: una barra fija expositora del producto del día y base de la carta del restaurante, y una segunda zona a modo de comedor con barras comunes.

Al entrar dentro de Al Taulell, el comensal se encuentra con la barra en primer plano. Una barra diseñada en dos tramos unidos a través de una rótula a modo de mesa redonda, conformando una L que abraza la cocina semiabierta. Esta barra cuenta con doble altura, una para la exposición del producto y otra para que los usuarios puedan sentarse a disfrutar de esta nueva experiencia gastronómica. La división entre espacio público y privado se materializa con unas estanterías en forma de arco sobre un almacenaje macizo, que resuelven la doble funcionalidad de albergar tanto el servicio necesario para el local, como el bodegón decorativo del fondo de perspectiva de la sala, aportándole una escala más doméstica.

El acceso al salón presenta cuatro barras continuas para los comensales. Se huye en el proyecto de mesas individualizadas potenciando las relaciones sociales y el concepto de mercado. Estas mesas longitudinales son transformables dependiendo del aforo que requiera el local. Las cabeceras acabadas en semicírculo poseen bajo el sobre, un doble aro para poder separarlo del cuerpo y conformar, con ambas cabeceras, una nueva mesa alta de diámetro 80 para usuarios que quieren un tapeo de pie, más informal y rápido.

Distribuidas por el perímetro del local se encuentran cuatro mesas independientes con su propio sistema de iluminación, para aquellas parejas que quieren un poco más de intimidad. Todas las barras, ya sea la principal o las de comedor, están diseñadas con un perfil metálico de sección circular de 18 mm y con sobre porcelánico anti-bacterias coronadas modularmente por cúpulas acústicas suspendidas. Estas cúpulas están conformadas por un esqueleto de madera lacado a tono de la estructura de los taburetes y con un cuerpo fono absorbente a modo de colchoneta con el mismo tejido que estos. Las cúpulas aparte, tienen función de iluminación puntual en las barras a través de una luminaria suspendida por unidad de cúpula.

FICHA TÉCNICA: RESTAURANTE AL TAULELL. Cuenca 72. 46008 Valencia. 
Proyecto: Viruta Lab. Sillería: Ondarreta. Barras: Grespania. 
Iluminación: Kaishi Lamps Revestimientos: Hisbalit. Sanitarios: Roca. 
Arreglos florales: Absoluta Flora. Fotografías: David Zarzoso

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once + dieciocho =