Carlos Martínez Interiors

0
532

“El diseño ha de ir siempre ligado a un concepto”


Carlos Martínez Interiors ofrece un servicio personalizado desde el inicio conceptual hasta la ejecución final del proyecto, los elementos de diseño y la imagen corporativa. Desde su estudio en Barcelona, Carlos Martínez García dirige un estudio que ha creado más de trescientos interiores destacados y únicos con una amplia experiencia en el desarrollo de proyectos de restauración.

Explicadnos brevemente la historia de vuestro estudio.

Nuestra trayectoria de 35 años acumula más de 300 proyectos en Barcelona, cada uno de ellos singular y con esencia propia. Todos los trabajos se gestionan de manera integral, desde la fase inicial de desarrollo del concepto, la ejecución y seguimiento de la obra, hasta su finalización y entrega. El portfolio del estudio abarca un extenso número de espacios icónicos de la Ciudad Condal. Por destacar algunos, la cadena Farga, Los Caracoles de Escudellers, el restaurante clandestino Speakeasy situado en el almacén de la coctelería Dry Martini. Somos pioneros en la conceptualización y diseño de esta innovadora tipología de espacios; Tapa Tapa, la Vaca Paca o Citrus, restaurantes clave y de referencia en el Passeig de Gràcia, Daps, el desaparecido Fashion Café, todos los restaurantes de la cadena Mussol, la Brasserie Flo, la champagnería Casa Blanca.

Entre los proyectos recientes, cabe destacar el bistró mediterráneo Brassaria en Casablanca, el restaurante Alba Granados en Barcelona, la arrocería Cala Rossita en el CC Diagonal Mar (proyecto que opta al reconocimiento internacional Restaurant & Bar Design Awards 2020), El Papatorio en Santiago de Compostela, el restaurante Crep Nova, el Bala o María Parrilla, entre otros.

Bianca: La composición de los techos de este restaurante ayuda a conformar de una forma ordenada, los espacios públicos y privados del local; un alero de listones de madera de roble retroiluminada, recorren los perímetros remarcando las zonas de exposición de producto, haciendo así un espacio dinámico.

Vuestra trayectoria os da una perspectiva especial. ¿qué ha mejorado en este tiempo en vuestra profesión?

Con el paso del tiempo, la valoración de la importancia del diseño por parte del sector de la restauración es cada día mayor, entendiendo la necesidad de contar con los servicios de un estudio como el nuestro. El diseño es un reclamo de valor necesario para atraer a clientes y emprender nuevos proyectos empresariales. Sobre todo, si la intención es crear una marca diferencial que diste de toda la oferta existente.

¿Y que ha ido a peor?

En cualquier ámbito, y también en el de la restauración, creemos que el diseño ha de ir siempre ligado a un concepto con un objetivo, y transmitir al usuario a través de él. Mediante el diseño hemos de ser capaces de comunicar los elementos que el negocio ofrece: su posicionamiento, si es caro o no, si se trata de un restaurante familiar o íntimo y romántico… Últimamente vemos que muchos locales optan por seguir modas sin reflejar muchos de los aspectos básicos que cualquier negocio debería comunicar. Los diez principios básicos de un buen diseño, según Dieter Rams, indican que éste debe hacer a un producto comprensible y que debe tener una larga vida en el tiempo. Las modas no nos deberían condicionar en algo que no es tan efímero como una prenda de vestir que se ve sustituida con la siguiente temporada.

Brassaria: La composición del local en dos espacios diferenciados por su geometría, establece un claro condicionante.

Una atmósfera acogedora que denota armonía… es vuestro objetivo según dice vuestra web. ¿Podéis ampliar este concepto?

El diseño de espacios es una de esas disciplinas que, a simple vista, parece fácil. La clave de nuestro trabajo consiste en generar atmósferas armónicas, sugerentes o emocionantes sin que el visitante sea consciente del trabajo que implica. Ello se consigue a través de los objetos, materiales, colores y texturas. En definitiva, entendiendo y valorando todos los detalles como parte de un todo con un objetivo común. Las mentes más sensibles aprecian el bienestar que genera el interiorismo, otras lo entenderán como la simple disposición de objetos bonitos y mobiliario en un espacio, pero nunca estará de más. Nuestra labor puede parecer fácil por dos motivos. El primero, porque se asocia erróneamente con la mera decoración y, al fin y al cabo, todos decoramos en nuestro propio hogar, sin que ello implique que estemos logrando bienestar o confort. El segundo tiene que ver con la facilidad que entraña dejarse llevar por esos ambientes que creamos. A ellos dos podríamos incluir una observación extra: al igual que ocurre con el arte contemporáneo, con el diseño se tiende a pensar de manera equivocada con el argumento “cualquiera puede hacerlo igual”.

El diseño de interiores, como trabajo creativo, requiere aptitudes como formación teórica en diferentes materias, intuición, sentido estético e inteligencia y psicología espacial. El éxito radica en encontrar el equilibrio entre los principios en los que se basa el interiorismo: balance, ritmo, proporción, escala, funcionalidad y lo más importante, que refleje el concepto de negocio.

Cala Rossita: El objetivo del proyecto es el de hacer sentir al comensal que se encuentra en el interior de una escena totalmente marítima, sentarse en el restaurante tendría que ser como sentarse en el interior de un velero observando la puesta de sol.

¿Cuántos profesionales sois en el estudio y cómo estáis organizados?

Somos tres los que formamos el equipo: Carlos Martínez García (en la foto, a la izquierda), diseñador de interiores graduado por la Escola Superior de Belles Arts Llotja y fundador del estudio. Javier Martínez Ochoa (en el centro de la imagen), diseñador de espacios graduado en Elisava Escola Superior de Disseny i Enginyeria de Barcelona y Carlos Martínez Ochoa (a la derecha de la foto), arquitecto Superior graduado en Escola Técnica Superior d’Arquitectura la Salle. Esta fórmula nos permite gestionar todos los proyectos, de manera conjunta y siempre compartida, desde el inicio conceptual hasta la ejecución de la obra. Nuestra máxima es que todas las decisiones y movimientos en la totalidad de los aspectos a intervenir en el diseño han de ser aprobados en equipo.

¿La super especialización en el campo de la restauración supone una ventaja a la hora de afrontar un nuevo proyecto?

Sin lugar a dudas. Podríamos afirmar que, cuando se está preparado para afrontar un proyecto de restauración, se está también para dar respuesta a otros retos como hoteles y viviendas. En la hostelería nos debemos a nuestros clientes, pero en el subconsciente siempre está presente el público en general que va a disfrutar de dichos espacios, por lo que diseñamos para el agrado y confort del público en general, adaptándonos a las premisas de nuestro cliente.

¿Cómo se plantea la relación con un nuevo cliente?

Nos consideramos un estudio muy cercano, sencillo y comprometido con cada encargo que nos llega. El concepto de negocio tiene que venir dado por el cliente, la esencia de su marca, sus valores, así como sus objetivos comerciales y pretensiones económicas. A partir de aquí, nos ponemos a trabajar basando nuestros esfuerzos en potenciar ese concepto sin olvidar la funcionalidad que requiere. Es entonces cuando nuestra relación con el cliente es continua, el diseño se personaliza y ello implica un contacto constante y una relación cercana que facilite la fluidez en el proceso. Sin armonía, no es posible lograr un resultado del que nos sentiríamos orgullosos. Por suerte, nuestras relaciones con todos nuestros clientes son siempre positivas, convirtiéndose en más de una ocasión en amigos.

El Papatorio: El local cuenta con una planta de unos 160 m2 destinados a barra de bar, cocina, dos salones a diferente altura y una barra de cócteles y copas. En la entrada del mismo, la barra de bar se prolonga y acompaña al cliente con una vitrina frigorífica expositora.

¿Aportáis algo más que un proyecto de interior a vuestros clientes?

Nuestros diseños son siempre una ayuda para el cliente, y es algo de lo que nos sentimos muy orgullosos. Nunca antepondríamos ganar premios de diseño desatendiendo las necesidades del cliente y, por tanto, con un resultado insatisfactorio para él sin lograr transmitir su concepto de marca. Nuestra filosofía no nos permite pensar de manera egoísta; creamos interiores personalizados y funcionales de un alto un impacto visual. No solo se trata de diseñar espacios, sino de ofrecer un servicio a nuestros clientes. Esto incluye el hecho de ser cercanos y poder solventar imprevistos durante la realización de las obras e, incluso, una vez acabadas. Jamás hemos terminado un proyecto y despreocupado de él una vez ejecutado, seguimos pendientes de la progresión del local después de entr

¿Cuáles son los avances técnicos más decisivos en el campo del interiorismo?

Desde la llegada del Internet of things (IoT), lo que antes entendíamos como domótica e implicaba soluciones costosas y de una gestión compleja para el usuario, la capacidad de dialogar con los espacios desde cualquier punto del mundo y de manera cada vez más fácil nos fascina, por lo que intentamos estar al día de la constante evolución de esta área. El compromiso con el medio ambiente y el ahorro energético es un campo que cada día alcanza una mayor comprensión, por lo que es más fácil que todas las partes remen juntas para lograr dicho objetivo. También, la variedad de materiales con su respectiva infinidad de acabados crece cada día más y más. No obstante, debemos estar pendientes de la calidad y eficiencia de cada uno de ellos, porque el hecho de que la oferta aumente no equivale a que también lo hagan las soluciones.

CARLOS MARTÍNEZ INTERIORS. Nápols 285. 08025 Barcelona. T. 666 442 605.
ENTREVISTA: ADA MARQUÉS.
FOTOGRAFÍA RETRATO: MARCELA GRASSI.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − doce =