Una idea que transmite honestidad

0
537

Hundred Burgers, Valencia

Cuando dos personas han recorrido el mundo investigando un producto y se plantean la posibilidad de ofrecerlo al público en forma de negocio, llegan con las ideas tan claras que hacen que el proyecto evolucione de manera autónoma. Carlos Segarra Arquitectos asume la reforma de este restaurante ubicado en Valencia.

Una de las premisas impuestas fue que el local debía transmitir la sensación de que una persona pudiera pasar horas dentro, sentirse como en casa. Por ello el usuario debía dar por hecho que las cosas están para usarse y disfrutar. Siguiendo esta idea, sabían que querían trabajar con materiales nobles que no transmitieran esa distancia que determinadas cosas a estrenar producen, por lo que se utilizaron maderas recicladas y unificadas tonalmente para que, en combinación con el ladrillo macizo visto con el que se construía antiguamente se consiguiera crear una atmósfera de la cual el cliente no tuviera ganas de salir.

El proyecto de reforma ha consistido básicamente en redistribuir el local buscando maximizar el espacio destinado a sala para poder albergar el mayor número de comensales posibles. Estéticamente podría decirse que el estudio ha funcionado como asesor ya que, al trabajar en primera persona con clientes que han investigado, reflexionado y decidido la dirección de su negocio, se producen unas sinergias que se transmiten directamente al resultado final. Fue bastante sencillo sacar a relucir las características que ya de por sí presentaba el local, muy acordes a la idea que estaba en la mente de los propietarios. Una gran cantidad de superficie de pared manteniendo el aspecto del ladrillo original recuperado transmitía una sensación de honestidad, de que los materiales son reales y que el paso del tiempo no necesariamente tiene por qué afear las cosas.

Los grandes ventanales permiten una permeabilidad con el exterior absoluta y, al mismo tiempo, facilita la entrada de luz natural perfecta. De manera que, en una ciudad como Valencia, el local cuenta con iluminación natural la mayor parte del tiempo, además la orientación este consigue que los rayos de sol lleguen hasta las últimas horas del día. Siempre hubo una intención de que, a pesar de ser una hamburguesería, se distinguieran diferentes espacios para ser utilizados por los comensales según el momento del día, para ello los propietarios eligieron cuidadosamente diferentes estilos y modelos de sillas para evitar a toda costa la uniformidad y se iban ajustando a las diferentes mesas, que eran las generadoras de los diferentes ámbitos.

Proyecto: Carlos Segarra Arquitectos. Fotografías: David Zarzoso. Iluminación:
Arkos Light. Baños: Roca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí