Un espacio pensado para la mujer

0
278

Lito&Lola, Barcelona

Lito&Lola, que nace como firma de bisutería y joyería en el año 2009, evoluciona con la introducción de los accesorios florales y tocados personalizados hasta convertirse en marca de referencia en el sector de fiesta y nupcial, que se refleja ahora en el espacio renovado por María Ódena Estudio.

El objetivo era conseguir una gran versatilidad visual de manera ordenada ya que el producto formaba parte de la decoración interior y no se podía confundir al consumidor. La mezcla de materiales naturales como la madera, el latón, el mármol de Carrara y los tejidos de ratán y terciopelo, juntamente con la fusión del color rosa y blanco transmite calidez, elegancia y feminidad.

El estudio de María Ódena aborda un espacio de setenta metros cuadrados en forma de L, de altos techos y un gran escaparate por el que fluye la luz, permitiendo tener una gran visión de su interior. Una vez dentro, se aprecia un primer espacio de color rosa, enfocado a la venta de productos para las invitadas y el mostrador realizado en mármol y latón para la atención de los clientes. La idea principal fue enseñar todos los productos simulando la mayor realidad, como por ejemplo las coronas florales a través de bustos colgados en la pared. En esta misma estancia, existe un gran mueble expositor y de almacenaje formado a partir de un sistema cremallera de latón y mármol, jugando a diferentes alturas donde se muestran complementos. En el centro se coloca un mueble en madera y cristal para exponer toda la joyería y bisutería. Completan esta sala unos tótems diseñados a distintas alturas y de diferentes tonos en rosa para que se visualicen desde la calle.

Adentrándose en el siguiente espacio, en el lado izquierdo, se distingue un mueble de obra de color blanco como base, para la exposición y el almacenaje de artículos de boda, con divisiones iluminadas para dar protagonismo a los artículos más relevantes destinados a la novia. Al otro lado, un expositor colgante de accesorios como sombreros y pamelas, e infinitas bases para poder personalizar. Siguiendo el recorrido, enmarcado en rosa, se encuentra el probador y un tocador muy coquetos que hacen a su vez de antesala y apoyo para el estudio de citas. Para delimitar el espacio entre ellos, se crea una gran mampara corredera de madera para que las clientas se puedan aislar del público con el fin de diseñar, personalizar y crear su accesorio de manera más íntima.

Proyecto: María Ódena Estudio. Fotografías: Pablo Ávila. Mobiliario: La Redoute, 
Maisons du Monde, Cultfurniture, Kare. Alfombras: Papiol, Ikea. Iluminación: 
Lumik, Mivinteriores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + dieciseis =