Un cóctel de luz y color

5
443

Naked and Famous, Sevilla

¿Puede un espacio singular y especializado hacer más intensa la experiencia de beber un cóctel? Con este objetivo Lucas y Hernández-Gil aborda el diseño de su último proyecto, evitando la imaginería tradicional de un club para establecer nuevos códigos a partir de la esencia de la coctelería: la mezcla de elementos diferentes en una nueva combinación armónica.

A través de la luz y el color, inspirados por el trabajo de Dan Flavin, James Turrel, pero también de las escenas fronterizas entre lo figurativo y lo abstracto de Milton Avery; Lucas y Hernández-Gil ha conseguido una atmósfera de tonos saturados donde la percepción visual establece resonancias con el sentido del gusto. El proyecto se concibe como una sumatorio de fragmentos, de manera que es mediante las vistas cruzadas y el movimiento entre las diferentes estancias, donde realmente se entiende el espacio. El sentido a través de la mezcla.

La localización singular, una casa patio sevillana próxima a la catedral, permite trasladar al concepto la secuencia de espacios propios de esta tipología. Así el zaguán plateado da paso a un patio rosa que conduce al corazón del proyecto, la sala laboratorio, un espacio funcional y directo organizado por una gran estación de coctelería oblicua, donde los tonos metalizados envuelven al visitante, como en una gran coctelera. Al otro extremo la sala azul, un contrapunto de silencio y penumbra, donde el protagonismo es el de los cócteles dispuestos sobre las mesas pedestal.

El crepúsculo y la noche, una dualidad cromática y lumínica que se rompe con los brillos metalizados del acero y el aluminio. Un juego de contrarios que se expresa también en los materiales. Un espacio construido desde lo sensorial y lo constructivo: una escenografía funcional.

Las decisiones de diseño se explican tanto desde la configuración abstracta de los espacios, y de sus posibilidades de teatralización y representación, como por su respuesta técnica en la búsqueda de la mejor acústica mediante la expresión directa de los materiales.

Espuma acústica, madera, paneles de lana de roca y aluminio, y chapa ondulada perforada, generan una textura que tiene que ver con los arabescos de los azulejos sevillanos y dialogan con los elementos originales de forja del edificio.

Proyecto: Lucas y Hernández-Gil. Mobiliario: Kresta Design. 
Fotografías: Juan Delgado.

 

5 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí