Nel blu, dipinto di blu

0
296

De La Ceca a La Meca, Santander

En esta época de cambios, cuando más se necesita poner color en la vida, la reforma de Mara Pardo Estudio de la tienda De la Ceca a la Meca se planteó como un soplo de aire fresco por su estética minimalista y su “brochazo azul” sobre las fachadas grises de Santander.

La nueva tienda de Miguel Luis, referente desde hace más de veinte años en el centro de la ciudad de Santander, se ha concebido en el estudio de Mara Pardo para ofrecer una imagen completamente renovada a su fiel clientela, pero cuidando la calidad de siempre. Utilizando como leitmotiv en sus redes sociales (en un guiño al azul de su fachada y llamativo escaparate) la canción de Domenico Modugno, nel blu, dipinto di blu, y, a través de la nueva decoración, pretenden invitarles, metafóricamente, a “volare”.

Para acentuar esa invitación, la tienda se ha liberado de artificios en todo el recorrido de la exposición y así los clientes pueden pasear ante los colgadores de ropa con tranquilidad, solo interrumpidos visualmente por un espejo donde darse una rápida mirada ya que, al fondo, tras los cortinajes, se han situado dos amplios probadores con una zona de espejo exterior para buscar, la aprobación del acompañante o el certero consejo de Miguel.

El local se concibió a modo de una caja de luz para el producto expuesto cubriendo todas las superficies de blanco para, a continuación, tapizar con moqueta, suelo, pared y techo con triángulos encadenados formando un marco en el escaparate. La estructura metálica de la fachada, originalmente de color negro, se pintaría tanto por el exterior como por el interior, con el mismo color añil que la moqueta y se iluminaría con unos proyectores led.

El contraste entre el blanco y el marco azul añil, exagerado hasta el máximo con la iluminación, consigue crear el efecto sorpresa buscado, aún con una ejecución sencilla y rápida. En origen se encontraron con un local de planta rectangular, en bastante buen estado de acabados, pero dividido a la mitad en dos niveles, lo que dificultaba la circulación de público.

Por tanto, según el nuevo diseño, lo primero que debía acometerse era la unificación de la superficie trasladando el desnivel central hasta la parte posterior y salvando el acceso con una rampa, para así dividir esa zona del resto y convertirla en una cómoda antesala con espejo, delante de los probadores para ofrecer privacidad y comodidad a los clientes. En esa zona, el suelo se tapizó con la misma moqueta que la del escaparate y las cortinas se hicieron de tela de algodón del mismo color añil para replicar el contraste blanco/azul, llamativo y luminoso. El resto del local, hasta la entrada, se cubrió con un pavimento porcelánico blanco.

Los colgadores para las prendas, de hierro pintado blanco, se suspendieron en la parte izquierda de una estructura metálica sujeta al único pilar de hormigón, al ser de pladur todos los revestimientos que ya estaban en el local y, en la pared derecha, apoyados en el suelo. Para incorporar un sutil juego óptico, una línea azul invade paralela a la pared el primer colgador suspendido, simulando integrarse en ella.

Se llevó iluminación de tiras de led hasta las barras de los colgadores para focalizar toda la atención sobre lo expuesto y crear un juego de luces y sombras con el resto. Un escueto cubo blanco de madera lacada divide visual y físicamente el espacio de los probadores del resto de la tienda, provocando el acceso a estos solo a través de la rampa hecha para salvar el desnivel inicial del local. Otro cubo con puertas, sin tiradores, sirve de mostrador y en su interior alberga una gran capacidad de almacenaje para ocultar todo lo necesario para la venta que no puede quedar a la vista.

FICHA TÉCNICA: DE LA CECA A LA MECA. Lealtad 3. 39002 Santander. Proyecto: 
Mara Pardo Estudio. Diseño: Mara Pardo, Bruno Lanuza. Coordinación de obra: 
Mara Pardo. Pavimentos: Dismar Pavimentos. Pintura: Pintadecor. Metalistería: 
Pascual Sancho. Albañilería: Francisco Bahamontes. Electricidad: Composiciones 
Técnicas Eléctricas. Carpintería: Carpintería Muñoz. Fotografías: David Montero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − doce =