Mis Mas

0
1372

“El diseño mejora nuestras vidas a través de las sensaciones”

Vanessa Almar, Cécile Carré, Julie Rouault. Mis Mas

En 2005, charlando acerca del lugar que ocupaba el interiorismo en la vida de la gente, Vanessa, Cécile y Julie decidieron crear un lugar donde se podría hablar del interiorismo como si fuera un buen amigo. Después de centenares de ideas y propuestas de nombres variados y folklóricos, crearon Mis Mas Interiorismo.


¿Qué significa Mis Mas?

Mis Mas se creó hace quince años, en una época en que teníamos hijos recién nacidos, en la que nos habían dejado entender en los despachos donde trabajábamos que el horario adaptado a la vida familiar no era una opción. Y para nosotras, volver a casa a las 20 h tampoco era una opción. Tuvimos que inventarnos una nueva forma de trabajar, con nuestras propias reglas. Mis Mas nació de esta voluntad, otra forma de ver las cosas, enseñar que se puede ser profesional y rigurosa trabajando desde el despacho o desde casa, eficaces desde cualquier sitio. Por esto queríamos reivindicar que somos MÁS. Porque quiero MÁS con MIS cosas.

PAPERNEST Papernest es una empresa francesa, que tiene oficinas por Europa. La nueva sede de Barcelona, que se ubica en un edificio emblemático del Pueblo Nuevo, ha sido reformada por la Agencia B720, con interiorismo de MisMás, en el respeto de las antiguas fachadas y materiales. Fotografías: José Hevia.

En vuestro manifiesto habláis de interiorismo como si fuera un buen amigo. ¿Podéis desarrollar esta idea?

Cuando empezamos a reunirnos, en una antigua fábrica de telas del Raval, todo era muy bohemio. Veníamos con los bebés en los cochecitos, teníamos dos ordenadores para tres, en el local cohabitamos los que fundaron el Airbnb español, con los grafistas que se volvieron famosos, era todo sobre la marcha y teníamos muchísima energía, muchísima felicidad, cada día era una fiesta.

Quisimos acercar el interiorismo a todos: democratizarlo con honorarios como si fueran menús de restaurantes. Quieres el “menú gourmet”, te decimos exactamente lo que incluye, hasta donde llega nuestro trabajo, lo que te quedará por hacer solito, y te damos un precio fijo. Impactó mucho, lo presentamos bajo formato muy asequible y nos llamaron de TV3 para hacer un reportaje.

No teníamos un duro, pero si muchas ganas de ayudar a nuestros clientes a vivir mejor su espacio. Y teníamos experiencia ya que las tres habíamos trabajado en despachos concurridos: Bohigas, Mariscal, Pepe Cortés, Toni Arola… donde aprendimos mucho. Nos sentimos preparadas para lanzar nuestro propio taller, con nuestras reglas, nuestros horarios, nuestra forma de ver, que en este momento era algo desorganizada, pero siempre profesional y sobre todo muy cercana a nuestros clientes.

¿Cuáles son los rasgos distintivos de cada una de vosotras y cómo se conjugan?

Llegamos desde varios horizontes, tanto culturales como ideológicos. Julie es arquitecta de la Universidad de Nantes, Vanessa estudió interiorismo en la escuela Eina de Barcelona, y yo, Cécile, estuve cinco años en l’Ecole Boulle, una escuela de Artes Aplicadas en París. Todas coincidimos en un momento dado en Barcelona, un mundo mediterráneo mestizaje de muchas influencias que se han ido enriqueciendo a lo largo de los milenios.

En el despacho hablamos castellano, francés, catalán e inglés, ya que todas entendemos todos estos idiomas. Nuestras diferencias son un enriquecimiento que nos obliga a dialogar, a negociar, a pelear, pero que siempre es una fuerza. Todo esto se transforma en energía, gracias a la cual sabemos desarmar los problemas, potencializar las cosas buenas y pensar algo nuevo en época de crisis. A lo largo de los años, hemos entrado cada vez más en detalle, para elaborar interiores que parecen videntes, sencillos y prácticos, pero son el fruto de muchas horas de dedicación.

AIRBNB Mis Mas recibe el encargo de renovar totalmente la imagen de este espacio en Barcelona, haciendo del call center un espacio funcional, compartido, sin paredes, dándole un aspecto ordenado, alegre, pero a la vez serio. Se trabaja con zonas delimitadas por colores, construyendo espacios virtuales y funcionales que abarcan muchas nacionalidades diferentes en un mismo espacio de trabajo. Fotografías: Javi Almar.

¿Cuáles son los valores que se transmiten a vuestros proyectos?

Tenemos líneas de trabajo que se entrelazan: la confianza, la sinceridad, la alegría, la creatividad. Es alegría crear conceptos que vamos a desarrollar de forma honesta, porque así conseguimos inventar volúmenes, combinaciones de colores o materiales, que ayudará a cada cliente a encontrar su propia historia. Queremos hacer que cada proyecto sea para el que lo habita: nos interesa conocer mundos distintos, que nos cuenten cómo viven y se mueven. El mundo de nuestros clientes es un regalo y somos las que damos el empujón y ponemos nuestra experiencia al servicio de su proyecto, pensado específicamente para una empresa, una familia, una persona. No importa la escala.

También somos las chefs d’orchestre, que guiamos un proyecto para que conserve siempre su coherencia y su significado. Sin este trabajo, se pierde la esencia. Creo, además, que los espacios que diseñamos son muy evolutivos, tienen algo de poesía, de espacio libre, de aire que circula libremente. La ilusión máxima es cuando ves que tu proyecto cobra vida propia, que es un espacio vivido de verdad.

¿El diseño del entorno puede mejorar nuestra vida?

Desde siempre, el hombre ha buscado un lugar seguro donde sentirse acogido. Las ciudades han crecido, pero seguimos siendo los mismos: crear su nido es una constante tanto en lo personal como en la vida laboral. Hoy, queremos que las empresas también sean un refugio, que se perciban como una prolongación de los hogares, pero muchas veces es imposible por el tipo de trabajo y no es necesario tampoco porque mejorar puede ser muchas cosas: ver la naturaleza o que entre el sol por la ventana, un material suave debajo de tus pies, una temperatura perfecta, que tu ojo pueda escapar de tus cuatro paredes. El diseño mejora nuestras vidas, a través de las sensaciones, del tacto, del sonido, de la luz. El diseño ayuda si está bien pensado.

DOMAINE DE RIEUCOULON Le Domaine de Rieu Coulon es un encargo privado que se desarrolló durante varios años, ya que se hizo en diferentes fases. Un proyecto de renovación de los espacios, respetando el legado histórico, pero con una fuerte voluntad de actualizar las experiencias sensoriales. Mobiliarios y lámparas de las grandes marcas de diseño se codean con los papeles pintados de Pierre Frey, los suelos de piedra y los sofás contemporáneos. Un mix and match complejo y muy equilibrado, abierto a un público amante de viajes y chic, a la francesa. Fotografías: Cécile Carré.

¿Qué puede aportar un interiorista a la sociedad actual?

Un interiorista está en la intersección de varias disciplinas artísticas y técnicas: es capaz de crear un diálogo entre la arquitectura, el paisajismo, el diseño, la luz y el arte. Propone formas de habitar un espacio, comercial, empresarial o doméstico, que van a influir en el estado de ánimo de sus ocupantes. El diálogo con las otras disciplinas es indispensable, e intentamos siempre que sea armonioso. No hay lucha de ego para nosotras, nuestra experiencia está al servicio del espacio.

El arte de vivir que propone el interiorista es una responsabilidad porque crea una relación entre interior, interiorismo e interioridad: cuanto más evidente es esta relación, más bienestar estamos creando.

Habéis diseñado algunos productos como lámparas o azulejos ¿Qué significado tiene esto para vosotras?

Es un pequeño suspiro de paz y una gran alegría para nosotras. Trabajar con artesanos tiene muchísimo sentido. Nos gusta experimentar, inventar, aunque sea más complicado y nos tome mucho más tiempo.

Hemos creado lámparas en esparto, la Chapeau, un día que encontramos un material fantástico y fabricado a mano, dibujamos unas mesas para el hotel Villa Duflot en Perpignan y las fabricamos con un artesano especializado en piezas grandes; creamos recuerdos con los azulejos para nuestros clientes de Oliva que querían colores de su infancia en la casa familiar; soñamos con lámparas reconfortantes, la Caraba, durante el confinamiento y las fabricamos con el único ceramista que seguía con taller abierto. La mesa de Mar, con sus cerámicas diseñadas para mimetizar con el Mediterráneo, es una obra de arte en una de las Casitas de los Olivos. Con estos diseños, sabes que tocas una fibra muy dulce del ser humano.

MAS PLA ROIG Los estudios para estas casitas se basan en buscar la belleza esencial, alrededor nuestro, viviendo al ritmo del sol, del viento y del mar. En los paisajes del Mediterráneo, entre los olivos, renovando un concepto que en su día hace soñar a todos los arquitectos y los amantes de la vida sobria: el pequeño núcleo, refugio, nido, donde se desarrolla la vida primitiva del cobertizo: protegerse, dormir y comer. Fotografías: Melanie Rodríguez.

¿Qué retos plantea al interiorismo la sostenibilidad del entorno?

Creo que la rehabilitación de los espacios interiores se impone en oposición a la sobreexplotación de los recursos naturales, al anexo de los espacios naturales. Nuestros interiores son adaptables, evolutivos, cambiantes y nos permiten hacer adaptaciones fácilmente.

Intentamos utilizar los recursos de proximidad sin destruir o invadir más zonas. Los materiales que preferimos son universales, símbolos de nuestro entorno: terracota, azulejos de color, piedras naturales, maderas endémicas. También usamos el arte de los albañiles que todavía saben trabajar el cemento y lo potencializamos con formas contemporáneas y diseños originales. Vivimos en un país, donde trabajar de forma armoniosa con la naturaleza sigue siendo muy importante y nos ayuda con estos retos.

MIS MAS. Sant Agustí 3, 1D. 08012 Barcelona. Fotografía retrato: Kathleen Boonen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí