Materialidad en armonía

0
479

Six N. Five, Barcelona

Six N. Five es un espacio con múltiples usos, utilizado como oficina, pero también como showroom para exhibir objetos. Isern Serra proyecta el local en Barcelona con una zona para presentaciones, un pequeño taller para producir prototipos, una zona de ocio y realidad virtual y un área de café especializado.

En definitiva, se trata de un espacio multidisciplinario abierto a la ciudad con pequeñas propuestas culturales. El concepto formal de este proyecto de Isern Serra nace a partir de la idea de la materialidad misma, aquella que, si bien forma parte del mundo físico y tangible, al mismo tiempo tiene relación con el trabajo digital y espacial de Six N. Five.

Al acceder al espacio, el visitante se encuentra, en la parte izquierda, con una gran grada de obra que atraviesa por completo el local hasta llegar al final. Un elemento arquitectónico que, en toda su dimensión, no solo sirve para exponer objetos sino también para sentarse. A la derecha, y debajo un arco estructural del edificio, se encuentra el espacio de café con una barra de espejo con sobre de acero inox realizada para Three Marks Coffee. Enfrente se visualiza el altillo donde se ha instalado un pequeño taller, compuesto por una impresora 3D y una mesa que invita al trabajo manual. También hay una zona de almacenaje y exactamente por debajo se sitúa el rack y la zona de baños, con un sobre de madera y picas y grifos de Icónico, con un espejo circular.

Una vez cruzado el altillo, se accede a una zona de relax y ocio, donde la grada se ha convertido en un sofá con jardinera y también es la base de una escalera de chapa doblada hecha a medida y con barandilla tubular. La zona privada está compuesta por el estudio, el taller, la zona de ocio y la sala de reuniones que también es la cocina. Todos estos espacios están conectados a una amplia terraza que, además de dar bonitas vistas a un gran macetero repleto de plantas, también permite que entre a este espacio una luz solar vespertina muy especial. El local se pensó como un gran santuario arquitectónico donde la huella de la artesanía estuviera muy presente. Se escogió el color tierra para reforzar esta idea de materialidad y se transforma en microcemento en el suelo y en los elementos de obra y las paredes con el mismo tono con una base de enyesado irregular.

Proyecto: Isern Serra. Fotografías: Salva Lopez. Constructor: Tegola Rosso. 
Mobiliario: Ferm Living, Gubi, Herman Miller, Ton. Encimeras: Dekton. 
Iluminación: Leds C4, Vibia, Santa&Cole.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí