Lo salvaje como inspiración

0
587

Salvaje, Barcelona

Nacho García Vinuesa se inspira en el nombre para diseñar el interior del restaurante Salvaje. Cosmopolita, aventurero y detallista, la dedicación de este arquitecto y, sobre todo, su pasión por innovar se refleja en este proyecto que une la naturaleza con el lujo de forma impecable.

La mezcla, ya por sí misma, es salvaje: los elementos decorativos y los muebles de distintos tipos, formas y acabados, inmersos en una sofisticada vegetación, fuerza de la naturaleza, se encuentra representada mediante esculturas en blanco y negro que dan más potencia que la planta natural.

En el espacio se juega con elementos naturales en diálogo con elementos en oro que evocan el lujo, como los imponentes rinocerontes dorados convertidos en el símbolo de Salvaje. En Barcelona, ante la ausencia de vegetación en los alrededores, Vinuesa ha creado una entrada muy particular, a modo de “Cueva de las Fantasías”, con una profunda espesura mezclada con un opulento mobiliario haciendo de la experiencia de sumergirse en Salvaje Barcelona algo único donde sentirse en un lugar como ningún otro conocido.

En el centro del local, se encuentra la cocina abierta, donde se puede observar a los chefs trabajando en vivo: un verdadero show cooking. En los extremos se encuentran espacios más íntimos y exclusivos con materiales que transportan al comensal a otras épocas. El restaurante combina los tonos marrones y tierra de la madera, los dorados en los detalles y los blancos y negros de las esculturas. Al llegar al primer piso, el restaurante, el espacio ofrece un ambiente más íntimo, que se divide en diferentes zonas para reservas de grupos. En el centro de la planta se encuentran los sorprendentes baños en los que un DJ hará que la espera sea más amena.

Proyecto: Nacho García Vinuesa. Fotografías: Marc Medina.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí