Generar hábitos saludables

0
442

I Feel Good! Villareal, Castellón

El segundo centro de entrenamiento de la firma I Feel Good! aporta un aire nuevo a lo establecido en el mercado. Al igual que hizo con su primer local de Castellón, Vitale crea una imagen acorde con un negocio que pretende inspirar a generar hábitos saludables en sus clientes.

Vitale genera un espacio de espíritu natural impregnado de las sensaciones positivas de un lugar al aire libre. De esta forma, “la experiencia I feel good” se traduce en la inmersión en un entorno natural para el entrenamiento funcional como eje argumental del proyecto. Se percibe una propuesta que apela al beneficio directo de la marca: “Sentirse bien” como concepto alternativo bien diferenciado en el sector.

Se trata de un local de 360 m² con múltiples ventanales que se abren al exterior con el objetivo de que lo invada la luz natural. El programa de interiorismo se compone de diferentes espacios: recepción, zona de espera, una gran sala de entrenamiento, boxes de tratamiento, vestuarios y una zona privada para el personal. Texturas pétreas y vegetales, patrones de color y materiales que indican al cerebro que se encuentra en un espacio natural. El techo del local (como elemento protagonista de bajo coste) se proyecta con un patrón geométrico radial en gama de verdes y tonos tierra que se inspira en un árbol que nace desde un pilar.

La entrada al centro consta de una zona de espera rodeada por un bosque de troncos, un parking de bicicletas y una singular recepción de listones de madera de pino cuya geometría queda enmarcada en el hueco de la escalera.

La amplia y luminosa sala de entrenamiento cuenta con un césped artificial específico para el desarrollo de ejercicios de arrastre, fricción intensa y pesos pesados. El colorido patrón geométrico de los techos, además de actuar como una carpa que envuelve el área de entrenamiento, resuelve la discontinuidad y los descuelgues de las bajantes del edificio para conseguir una superficie continua. La iluminación suspendida, de estética festiva y desenfadada, enfatiza la percepción de encontrarse en un singular ambiente exterior, de carácter honesto y positivo que transmite bienestar a los usuarios.

El área de tratamiento y la zona de vestuarios continúan el mismo lenguaje matérico y formal. Los boxes posibilitan una experiencia agradable de calma y confort mediante una iluminación cálida de tipo indirecto que resalta el aspecto imperfecto y natural de madera de pino.

Proyecto: Vitale. Fotografías: Santiago Martín. Constructora: ZAR. 
Pavimentos: Vives. Mobiliario: Resol.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí