Fomentando la creatividad

0
343

Brownie, Barcelona

Las antiguas oficinas de Brownie, una marca de ropa de mujer barcelonesa, se habían quedado pequeñas, por lo que las trasladaron a un edificio. El encargo, llevado a cabo conjuntamente por los estudios de interiorismo de Nora Batlle y Kalimba Studio, debía representar los valores de la marca.

Para cambiar la herencia de un edificio que albergó durante años una oficina gris, se pintaron las paredes de rosa para resaltar la feminidad, el cuidado y la dulzura de la marca, se sustituyeron los materiales de oficina por materiales nobles y se utilizaron linestras como puntos de luz para conseguir un efecto escultórico. Como elemento principal, se recuperó la puerta de entrada de las antiguas oficinas, esencia de las raíces de la marca y elemento icónico.

En la planta del departamento de diseño, se arrancaron los techos, dejando las instalaciones a la vista y dotando al espacio de un punto industrial, tipo taller-estudio. Para mantener la calidez y la intimidad de las diferentes salas, se utilizaron cortinas que separaran los espacios, se instalaron mamparas de abeto y se combinaron tiras de leds y carriles suspendidos con focos para disponer de una luz muy neutra con la que poder trabajar con exactitud los colores durante el proceso creativo.

En cuanto a mobiliario, se apostó por la madera natural de la firma Decowood. También se creó un espacio neutro que pudiera albergar, sin disonancias, las muestras y el textil utilizado, una sala de patronaje, un pequeño showroom y un espacio donde guardar y exponer su histórico de colecciones.

En la tercera planta, destinada principalmente a los equipos de marketing y comunicación, se aprovecharon los armarios de la antigua oficina, pintándolos de color rosa pastel, se utilizaron transparencias para utilizar al máximo la luz natural, se cambiaron los vinilos de las salas de reuniones por cortinas y se enmarcaron elementos textiles para la decoración de pared.

En la misma planta, también se instaló una sala de shooting, una sala donde preparar el estilismo de las modelos, un cambiador y una cocina con base de Ikea, pero modificada a medida con la artesanía de un carpintero. Para los baños, se decidió aprovechar los de las antiguas oficinas, modificando únicamente su estética pintando los antiguos azulejos y cambiando los espejos.

Proyecto: Nora Batlle. Kalimba Studio. Fotografías: Meritxell Arjalaguer. 
Mobiliario: Decowood.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí