Elegancia refinada

0
150

Bocoy, Bilbao

El recién estrenado restaurante Bocoy, en Bilbao, presume de una sensacional puesta en escena que firma el estudio de diseño Verno. Los materiales sostenibles, una elegante gama cromática y su impecable iluminación dialogan en un espacio con mucha personalidad, dedicado a los amantes del vino y la cocina vasca.

Junto a la Gran Vía y en la zona de Ledesma se encuentra Bocoy, perteneciente al Grupo Bilbao Berria. El nuevo restaurante, que propone una cocina revisada de las mejores recetas vascas y junto a una excelente bodega, presume de un espacio con mucha personalidad, donde una refinada elegancia con tintes femeninos se une a un diseño de principios sostenibles.

El equipo Verno aceptó un proyecto “llave en mano”, que incluía diseño y ejecución de obra, pero también los detalles de servicio, como los manteles y la cristalería. El local de Bocoy, que ocupa un antiguo almacén del emblemático edificio histórico BBVA, contaba con una planta irregular que, en principio, podía parecer un inconveniente. Pero para Verno eso terminó siendo una ventaja: “Creamos diferentes ambientes, con una sala principal, zona de servicio semi-independiente, donde se localizan la cocina y los aseos, y hasta una entreplanta donde se sitúan los vestuarios y el almacén”.

El material protagonista que acapara toda la atención en Bocoy es el revestimiento floral que Verno ha empleado para cubrir suelos, paredes e incluso techos. Se trata de un material textil llamado Flotex, de la marca Forbo, que combina la resistencia y durabilidad propias de un pavimento flexible con la calidez de una moqueta. Además, su diseño de magnolias llena de calidez, color y elegancia todo el espacio, además de brindarle una elegancia femenina.

A esa calidez se unen también las tapicerías de las sillas, la madera natural de las mesas y los muebles y, por supuesto, la iluminación, basada en luces puntuales que enmarcan o destacan los puntos fuertes del espacio. Además, el diseño del restaurante rinde un potente homenaje al vino, que está presente en todos los rincones del restaurante a través de fabulosas vitrinas de madera y retroiluminadas donde se muestra la excelente bodega. Estas estructuras retroiluminadas van de suelo a techo, creando una sensación de mayor altura y añadiendo un plus de elegancia.

Proyecto: Verno. Fotografías: Nacho Martínez Gorriz. Revestimientos: Forbo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí