“El diseño se está convirtiendo en una actitud”

ALFREDO HÄBERLI

En esta entrevista, el diseñador nacido en Argentina y afincado en Suiza nos cuenta por qué la cocina es una parte tan importante de nuestra cultura y brinda algunos consejos sobre los factores que deben considerarse en los conceptos de interiorismo futuros. También nos habla de su experiencia en el mundo del retail y la hostelería.


¿Considera este encargo un poco como jugar en casa?

Por supuesto, fue un honor que me pidieran hacer esto para LivingKitchen. También me llevó a mi infancia porque crecí en el negocio de hoteles y restaurantes y pasé más tiempo en la cocina que en la sala de estar. Así que vuelvo al pasado para mirar hacia el futuro, me parece muy emocionante. La cocina siempre será un punto de encuentro social determinante en todos los espacios.

¿Cómo ha sido su experiencia al diseñar una colección de sofás como Dado de Andreu World?

Una oportunidad excelente de trabajar en un concepto minimalista que me interesa mucho, pero al mismo tiempo, pensando en un confort extremado. Se trata de un producto que puede servir en entornos privados o públicos, con detalles de diseño muy sutiles, de una gran calidad. Es una pieza que está pensando en los espacios híbridos.

Comedor Rockefeller: Con motivo de su 30 aniversario, el museo Haus Konstruktiv de Zúrich recuperó el icónico Comedor Rockefeller de Fritz Glarner (1963/64).

Ha diseñado varias tiendas para Camper ¿está satisfecho de este trabajo?

La empresa Camper tiene su sede social en una de las Islas Baleares, en el centro de Europa. Una razón por la cual, para mí, la compañía tiene un estatus totalmente diferente. Me encanta la calidad, la sinceridad, el ingenio y la creatividad de sus productos. También su comunicación. Con este apoyo detrás de mí, mi contribución al proyecto para las tiendas consistió en encontrar algunos elementos o ideas simples que, además de ofrecer una imagen de alto nivel, podrían resolver las funciones diarias de una zapatería.

Cuando terminó la carrera de Arquitectura empezó a interesarse por el diseño…

Sí. Abrí mi estudio en 1991 y las primeras compañías para la que trabajé fueron Alias, Zanotta y Driade. Yo los veía en Milán y me presentaba a ellos, porque las relaciones eran entonces muy personales. Cada Salone del Mobile me apuntaba las diez compañías más interesantes y solo me interesaba por trabajar para ellas. Es con lo que soñaba. De esas diez, hoy trabajo para ocho (con las otras dos no puedo porque son competencia). Uno tiene que soñar y también esperar.

LivingKitchen de Colonia: Claridad deslumbrante y líneas marcadas: estas son las características que definen la visión que propone Alfredo Häberli de la cocina del mañana en la exposición que, sobre este tema, le encargó la muestra de Colonia IMM.

¿No es difícil diseñar algo para un escenario de futuro que aún no existe y que, tal vez, ni siquiera sea tecnológicamente posible todavía?

El reto es precisamente imaginar ese espacio a pesar del desconocimiento. Estoy trabajando constantemente en el desarrollo de esta futura cocina. Mientras lo hago, estoy intentando conscientemente introducir un cierto grado de abstracción porque los tiempos en que vivimos están progresando increíblemente rápido. Este escenario de cocina se desarrolla en un futuro próximo.

¿Qué importará realmente en la cocina del futuro?

Para mí, la cocina es el alma del hogar. Es el fuego que todos se sientan alrededor. Así que tiene algunos aspectos sociales extremadamente importantes. Y luego está la idea del decrecimiento: reducir el crecimiento y restar importancia a las cosas realmente importantes. Ese también será un tema clave. Estamos viendo los impactos iniciales de esto en este momento, en varias partes de la industria del automóvil y en el sector de la movilidad, especialmente en relación con la economía compartida. El espacio, las actividades y la movilidad compartida, por ejemplo, serán muy importantes. Y creo que esto también tendrá un impacto en las cocinas.

Camper Zúrich: En la década de los 50, el Constructivismo se hizo muy pronunciado en Zúrich y acuñó un hito con el Museo Haus Konstruktiv.

Eso sería un alejamiento del egocentrismo que impregna tantas áreas del diseño… ¿Cree que esto podría llevar a la devaluación o revaluación del diseño y su función?

Estoy convencido de que el diseño siempre tendrá un papel importante. Pero también creo que hablar de diseño es innecesario en estos días porque es parte de un proceso. Ya no hay un enfoque tan fuerte en la estética y en hacer las cosas más bellas. En cambio, el diseño es más una actitud, una actitud cada vez más fuerte y significativa.

Hotel 25 horas: Este hotel de Zúrich está plagado de intervenciones artísticas y gráficas, que llevan a los huéspedes a los lugares favoritos del equipo de diseño lejos de los tópicos.

¿Cuál es el alcance de este nuevo concepto de diseño?

Creo que tendremos que rediseñar nuestras vidas. Este desarrollo ha cobrado mucho impulso, ya lo puedo ver con mis hijos. Y no estoy hablando tanto de los aspectos estéticos. Se trata de las personas. El diseño se está convirtiendo, cada vez más, en la actitud que adoptas.

ALFREDO HÄBERLI: Seefeldstrasse 301a, CH-8008 Zürich, 
Fotografías: Imm y Archivo Häberli

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 1 =