Lafuente

0
100

El local mostraba una carencia importante de espacio de exposición. La mecánica de venta consistía en que el personal encargado de la óptica mostrase las monturas. La pretensión es que, sin perder esa atención personalizada, el cliente pueda ver y tocar el producto.
Se revisten los paramentos verticales, tanto interiores como exteriores, de cerámico brillante negro, lo que le da un aspecto muy homogéneo. La idea de optar por este color fue la de oscurecer el ambiente para hacer destacar el producto con la luz artificial por medio de unas estanterías perimetrales que soportan, exponen y ubican el producto, para que esté al alcance de todos.

El local se muestra como un “deslizar” continuo de monturas que recorren todo el espacio, incluido el escaparate. La idea es que estos elementos se conviertan en los protagonistas, apoyados por la luz y el material diferenciador del que están constituidos. La iluminación tiene un papel principal jugando con diferentes tipos de aplicaciones. Se cuida mucho la intensidad de la luz general para destacar aquellos aspectos que se consideran más importantes. Los suelos tienen diferente tratamiento ya que existen diferentes alturas y por un motivo práctico se diferencian los pavimentos. Por un lado, se opta por un “terrazo” con textura que contrasta de una manera fuerte con el tratamiento vertical y, por otro, se opta por una pintura sobre pasta niveladora más acorde con la tonalidad de las paredes.

Proyecto: Nan Arquitectos.
Fotografías: Iván Casal.
Óptica Lafuente. Rúa Marqués de Riestra, 10. Pontevedra.
Compartir
Artículo anteriorEM&E
Artículo siguienteIvory

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno + 10 =