Arallo

0
2839

Informalidad, comer con las manos, cocina a la vista, culturas diferentes… Partiendo de estas ideas conceptuales, se zonifica alrededor de un eje central que es la cocina, constituyendo este elemento el principal foco de atención, al que se le quiere dar el máximo protagonismo. Este eje sirve de referente para el trazado de la geometría del local, estableciendo de esta forma un entramado ortogonal que seguirán todas las alineaciones que se proyectan.

En la zona de la entrada se recibe al cliente con un espacio destinado a la espera mientras no se acomoda en la sala. Colindante a este espacio, se encuentran los aseos del público y un pequeño recinto destinado al servicio de bebidas y coctelería. A lo largo de la cocina se proyecta una barra destinada a comensales que tienen contacto visual directo y cercano con las elaboraciones que se están realizando y que además puedan ser atendidos por los propios cocineros.

El interiorismo se inspira en las mismas ideas que, en cierto modo, son transgresoras con los formalismos de comportamiento habituales en locales de restauración, de ahí que se haya adoptado un interiorismo de tipología industrial, en donde todo está a la vista, instalaciones, zonas de trabajo, no se oculta nada. La idea es que el comensal se sienta liberado de todo encorsetamiento y que se le trasmita la sensación de estar comiendo a pie de calle, en un puerto, en un parque. En la tipología industrial de este proyecto se utiliza el concepto de container en varios elementos, haciendo referencia al tipo de cocina que se ofrece “cocina viajera”.

Proyecto: Amicalia Obra: Incoga.
Fotografías: Aitor Diago de Arte Uno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí