Sala Smart

0
164

Tarragona, como capital del Mediterráneo, siempre ha tenido el agua como protagonista. No solo por sus playas y calas de arena dorada, sino también por contar con uno de los monumentos de la época romana que mejor se conservan: el Acueducto de les Ferreres.

Construido por el emperador Augusto en el siglo I dC, llevaba el agua desde el río Francolí hasta el centro de la ciudad, recorriendo una distancia de 25 km. Todavía hoy se conservan 249 metros de sillares colocados en seco, que forman una doble línea de arcadas.

Dada su importancia, no es de extrañar que esta monumental estructura arquitectónica haya quedado plasmada en el skyline que decora una de las paredes de la sala Smart del Edificio Ematsa de Tarragona, espacio polivalente diseñado por Laura Estrada y destinado a conferencias para grupos y reuniones de empleados.

De hecho, todo lo que rodea a este proyecto, en el que predominan las transparencias, los blancos y los azules, guarda relación con el agua: desde los pilares inclinados en forma de junco de la planta baja, pasando por el mobiliario ondeante y minimalista, las sillas en forma de burbuja o los separadores de espacio curvos de Kriskadecor.

Proyecto: Strada Interiors.
Equipamiento: Kriskadecor.
Fotografías: Ana Salas.
Sala Smart, edificio Ematsa. Muntanyeta de s/n, 43007 Tarragona.
Compartir
Artículo anteriorNote-it
Artículo siguienteSpazio Niko

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here