Los temporales de mar en la costa cantábrica son bastante habituales en invierno. Si te acercas a la costa o a la playa, puedes ver olas espectaculares, que se levantan del fondo como si nada o que saltan los espigones de una manera muy sencilla. Y en esa imagen, tan habitual para mí como buena donostiarra, de paredes de agua de varios metros de alturas que te impide ver por unos instantes más allá, está inspirado el separador Ola. Un diseño de Silvia Ceñal para Ondarreta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here