“Nos declaramos abiertamente decoradores”

Javier Jiménez Iniesta, alma mater de Studio Animal, defiende el uso del término decorador en cuanto defiende la necesidad de construir escenarios bellos para la vida cotidiana. En esta sustanciosa entrevista explica su vinculación con el mundo del arte, el tránsito sutil de la arquitectura al interiorismo y los asuntos que influyen poderosamente en su característico sello visual.

Nos gustaría conocer la trayectoria del estudio…

Estudié Arquitectura en Alicante, una escuela joven que me regaló una nueva mirada sobre la disciplina periférica, muy experimental y alejada de los estándares académicos. Torres Nadal –personaje fundamental que este año se jubila– se rodeaba de un plantel de profesores que era un auténtico lujazo. Me siento privilegiado por haber estudiado allí. En Alicante cada semana era una fiesta. Una celebración de la Arquitectura. Gracias a esta educación mi Proyecto Final de Carrera cuestionó de manera radical algunos clichés y tabús respecto a sus precedentes y fue premiado y reconocido a nivel nacional.

Munich Viladecans

¿Te influyó mucho tu formación como arquitecto?

Este fue el punto de inflexión donde descubrí que la arquitectura estaba en muchas más cosas de las que creía, y decidí que mi trayectoria estaba de este lado, digamos, alejado de lo convencional. Uno empieza una carrera como Arquitectura convencido de que construirá cosas pero poco a poco va descubriendo que no tienen que ser necesariamente edificios. Además he tenido la gran suerte de seguir aprendiendo a este lado más ‘salvaje’ colaborando en otros estudios y ahora, sigo aprendiendo cada día desde Studio Animal en Barcelona, con clientes que te retan a ir más allá, y rodeado de amigos a los que admiro profundamente que van tejiendo su trayectoria a la par que la mía, con prácticas muy diferentes, resultados muy dispares pero posicionamientos profesionales y vitales muy próximos y con los que me identifico plenamente.

¿Te sientes más cómodo en alguna tipología de proyecto?

Todo mi trabajo está relacionado de una u otra manera con el interior de la Arquitectura. Veo el interiorismo precisamente como el envés, es decir, lo que le sucede a la Arquitectura por dentro. En Studio Animal trabajamos en todo tipo de proyectos: viviendas, tiendas, oficinas… pero siempre desde un posicionamiento profundamente arquitectónico. Esto ha impregnado nuestra forma de abordar los proyectos: el trabajo con el espacio, la geometría y la experiencia del habitar siempre están primero; nunca de fuera a dentro sino al revés, con la conciencia de que son los interiores los espacios que realmente acogen y dan cabida a las vidas, los sueños y las fantasías de los hombres.

Casa Roselló

Habéis realizado muchos proyectos del sector retail.

Hemos trabajado mucho con el interiorismo de tiendas, especialmente tiendas de zapatillas, lo que nos ha posicionado con cierta experiencia en este tipo de proyectos. Toda la colección de proyectos para Munich y ahora nuestra nueva aventura con Wanna Sneakers nos ha permitido aprender mucho de la mano de unos clientes excepcionales. Pero, para nosotros, la tipología de proyecto no es más que un requerimiento entre muchos otros. Lo que nos parece realmente importante es que cada proyecto te brinda la oportunidad de repensar los protocolos para habitar un espacio, una experiencia o los formatos de venta de un determinado producto y cada proyecto lo afrontamos como un nuevo reto que cuestiona estos parámetros.

Vivendex Travesera

Eres profesor en dos escuelas de Diseño de Barcelona ¿Hasta qué punto resulta enriquecedora la experiencia docente en tu trabajo?

Me encanta compartir mi experiencia y mi forma de entender la Arquitectura con las nuevas generaciones, transmitirles mi pasión, intentar inspirarles, disfruto con ellos y la verdad es que cada curso encuentro alumnos que me sorprenden; es maravilloso y tremendamente enriquecedor. Me conformo con que aparezcan un par de personas que te regalan esta experiencia y, ya solo por eso, vale la pena. Por otro lado, la docencia requiere un entrenamiento permanente, porque lo que es totalmente necesario estar en un estado de alerta constante, muy atento a todo lo que sucede y empapado de la contemporaneidad que nos rodea. Mis alumnos ya no compran libros, por ejemplo. Su mundo es virtual y sus referencias también. No hay que luchar contra ello. Sino sumergirte y adaptarte al medio para manejarte bien y poder llevarles hacia un camino interesante y enriquecedor. Siempre les animo a que busquen referencias en Pinterest a sabiendas de que casi todas las que traerán son la última tendencia; entonces les pido que vayan a la raíz del asunto, de donde vienen las cosas… y es ahí donde les sorprendes: alguien hace treinta años ya estaba trabajando con eso… Es muy emocionante verles descubrir ese tipo de cosas.

¿Cuáles son los avances técnicos más determinantes en interiorismo?

Me interesa mucho la tecnología en la medida en que sea capaz de incorporarse al proyecto de forma natural. Hablo de tecnología en su significado más amplio: me interesa la alta tecnología pero también la más básica. Hace unos años construimos una tienda con un flujo de gente elevadísimo, de forma que era fundamental trabajar con la velocidad de venta. Decidimos diseñar un espacio en el que las zapatillas vinieran como caídas del cielo, donde el requisito fundamental del briefing se convirtió en el punto central del diseño y acabó generando una experiencia de compra mágica. Siempre cito a Arthur C. Clarke y su tercera ley del avance científico: “cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Me parece una forma muy precisa de enunciar de lo que estoy hablando.

¿Crees que los millennials precisan de un enfoque nuevo para los espacios que ocuparán?

Nuestra relación con el mundo, con la gente que nos rodea pero también con el planeta, está cambiando a una velocidad de vértigo. En los últimos veinte años seguramente hemos asistido al cambio más radical en las formas de trabajar y relacionarnos desde la revolución industrial. Mi generación está a caballo entre la de nuestros padres y la de nuestros hijos; un poco perdidos, pero aun con capacidad de adaptación. Desde luego, la generación que nos sucede mira el mundo con otros ojos. Una mirada más fugaz, más abierta a lo desconocido y cada vez menos cargada de prejuicios. La figura del arquitecto, por ejemplo, está en permanente cambio; la generación que viene ya no está preocupada por construir museos y auditorios. Los modos en los que se construyen las plataformas profesionales han cambiado y, con ellos, las antiguas estructuras profesionales, las metas y aspiraciones.

Sin embargo hay una cosa que creo que es inalterable a lo largo del tiempo en nuestra profesión y que debería resistir al cambio generacional: todo buen proyecto se fundamenta en el trabajo con el espacio que habitamos, las atmósferas en las que nos desenvolvemos cada día. Esta tarea debe estar en el centro de cada proyecto y ser revisada permanentemente. Los espacios han cambiado tanto… cada vez son más difusos, tecnificados y complejos. Me esfuerzo permanentemente por comprender el mundo que me rodea hoy desde una posición radicalmente optimista, el mundo contemporáneo al que pertenecemos y para el que construimos.

Estand De Lugupell

¿Qué retos plantea al interiorismo todo lo relacionado con la sostenibilidad?

La sostenibilidad hoy en día es irrenunciable, desde mi punto de vista, y no me interesa la utilización de un principio tan básico e imprescindible como herramienta comercial. Procuramos, dentro de las necesidades de cada proyecto, trabajar con estrategias y sistemas en los que la ecología esté implícita. Hemos construido muchos stands y pop-ups. Y en estos proyectos, por ejemplo, trabajamos siempre con sistemas modulares que después puedan ser reutilizados en otros contextos con materiales reciclables en la medida de lo posible, sobre todo con cartón, pero sin apoyarnos en una estética “eco”. Simplemente, buscamos los materiales más adecuados y con mejores posibilidades para cada proyecto.

JAVIER JIMÉNEZ INIESTA, STUDIO ANIMAL. 
Bruniquer 23. 08012 Barcelona. T. 620 835 773. 
Fotografías Proyectos: José Hevia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here