“Intentamos evitar estilismos para empezar cada proyecto desde cero”

OLIVER FRANZ SCHMIDT, NATALI CANAS DEL POZO Y LUCAS ECHEVESTE LACY, EL EQUIPO CREATIVO

Los componentes de El Equipo Creativo explican en la entrevista que trabajan sus proyectos como si fueran escenografías, intentando contar algo con el espacio y les encanta comprobar que sus clientes explican sus locales a quien los visita. Aseguran que cuando el proyecto está bien hecho es fácil de explicar y ello le da un valor añadido. Los proyectos son procesos largos y duros y se crea una relación familiar muy cercana con los clientes, con los que suelen repetir.

¿Podéis explicar los orígenes del estudio?

Todo empezó con el proyecto del restaurante Tickets para Ferràn y Albert Adrià y los hermanos Iglesias. Cuando proyectamos aquel espacio ni siquiera éramos El Equipo Creativo. Éramos varios profesionales independientes que nos unimos para este trabajo. Ferràn llamó a Oliver y le pidió un nuevo restaurante de tapas en Barcelona que fuera muy especial. Le sugirió que formara un equipo con diferentes perfiles profesionales porque quería abrir un espacio singular, diferente a todo lo que se conocía en la ciudad. Y de esta forma tan sencilla se formó el estudio.

¿De ahí surgió el nombre? 

Claro. De hecho el nombre actual del estudio no es otro que el nombre genérico con que nos llamaban para este proyecto… éramos el equipo creativo de aquel trabajo. Al final, el proyecto tuvo mucha repercusión mediática y, como no teníamos un nombre, nos hicimos llamar así por la inercia del proyecto. Tuvimos ciertas dudas, pero al final el nombre del estudio es tan genérico que resume a la perfección lo que somos y lo que hacemos. Y aquel proyecto fue tan gratificante que decidimos seguir trabajando juntos.

One Ocean: El objetivo del proyecto fue ensalzar las vistas y rodear al cliente con el especial paisaje que ofrecía su localización sobre el agua.

¿Os condiciona este primer trabajo a seguir en el mundo del diseño para restauración?

Absolutamente. El proyecto Tickets nos permitió especializarnos, convertirnos en conocedores de la problemática de los espacios de restauración y ello nos permite dar un servicio muy preciso. La especialización, de todas formas, tiene sus ventajas y desventajas, porque también es sano llegar a un sector fresco, sin ideas preconcebidas. De hecho, ese fue el gran aporte de nuestro primer proyecto, juntos. Hemos intentado mantener esa frescura en otros trabajos que hemos hecho después. Nos gusta empezar siempre desde cero, dar una respuesta con nuestro diseño. Hacemos el esfuerzo para que así sea sobre todo a nivel visual pero también procuramos que a nivel técnico no nos asusten los retos de un nuevo local.

¿Cómo fue trabajar con los hermanos Adrià?

Fue un proyecto muy especial al lado de ellos que tienen su propia metodología. Estaban muy implicados en el desarrollo de Tickets, tenían unos conceptos muy claros y nos contaminamos de ese espíritu positivo. Nos va muy bien tener delante alguien que, no solo entiende los conceptos, sino que propone los suyos. Es un reto muy sugestivo y la prueba es que cada proyecto que hemos hecho con ellos el resultado ha sido siempre positivo.

Blue Wave: El interior de la coctelería recrea una ola a punto de romper, la cual envuelve a los clientes en una atmosfera acuática llena de matices y reflejos.

Os gusta el diálogo con el cliente…

Nos encanta… al inicio del trabajo, cuando se halla en una fase conceptual, nos gusta tener un intercambio constante con los clientes, una especie de ping- pong dialéctico. Además, lo provocamos continuamente para favorecer este diálogo tan constructivo. Nosotros hacemos los proyectos para nuestros clientes, pensando en ellos.

¿No tenéis un estilo propio?

No queremos tener un estilo propio que nos identifique y nos obligue a ir repitiendo esquemas. Lo evitamos porque es nuestra filosofía de trabajo. Cada vez hay que empezar desde cero. Es más laborioso pero también nos mantiene activos y aprendiendo continuamente. Y, de esta forma, el trabajo no se hace repetitivo porque cuando te especializas mucho puede llegar a ser un poco aburrido. Venimos del mundo de la arquitectura y tal vez por ello nuestra metodología de trabajo es abordar cada proyecto desde sus especificidades e intentar con nuestro diseño dotar de personalidad cada espacio, de diferenciarlo dentro de sus cualidades particulares. Procuramos huir de los estilismos.

¿Creéis que la experiencia como arquitectos es un plus en vuestra labor de interiorismo? 

No lo sé, pero siempre enfocamos el trabajo desde un punto de vista más arquitectónico para dar la respuesta. Trabajamos mucho las distribuciones e intentamos crear espacios originales, nuevos, sorprendentes, dentro de las limitaciones funcionales y los metros disponibles. Intentamos inventar la manera de acceder, de sentarse, las barras, activar el espacio. Dibujamos las plantas y redibujamos hasta que están muy machacadas. Es nuestra forma de enfrentarnos a un proyecto nuevo.

La Dolça: El nuevo espacio gastronómico del Restaurante Tickets, nace como respuesta al exitoso recorrido del tándem formado por los chefs Albert y Ferran Adrià.

¿Colaboráis con otros profesionales para dar un servicio completo o los integráis en el estudio? 

Preferimos las colaboraciones externas. Nuestro propio nombre ya expresa esa idea de equipo de profesionales. Normalmente colaboramos con diseñadores gráficos, con “lighting designers” y profesionales de otras disciplinas, y aprendemos continuamente de todos ellos. Creemos en la especialización e intentamos trabajar con equipos afines.

¿Qué suponen los premios como los que habéis recibido?

Al principio los reconocimientos son una pequeña recompensa que le llega al proyecto una vez acabado y está bien porque la última fase de la obra es muy sufrida. El reconocimiento hace olvidarlo y quedarte con el recuerdo de las cosas buenas. Nos hemos dado cuenta de que a los clientes les empieza a interesar el tema de los premios por la repercusión mediática que comporta.

También valoran el diseño… 

Sí. Le empiezan a dar una gran importancia al diseño y eso es positivo para todo el sector… nuestro trabajo se va a ver cada vez más reconocido y podremos hacer cosas más interesantes. Los clientes comprenden lo importante que es un buen diseño para su negocio y son capaces de entender que una inversión importante en un estudio que haga bien las cosas vale la pena, da un valor añadido al negocio. Y luego llega un premio o una publicación y eso también suma, un espacio fotogénico hace que esté presente en las redes y la gente hable.

ikibana: Las fachadas y el techo representan los dos elementos principales de los que se compone una pieza de arte Ikebana: la hoja y la madera.

¿Creéis que tenemos un buen nivel de locales?

Barcelona, a diferencia de otras ciudades, está en un nivel muy alto… En Barcelona se hacen cosas más arriesgadas y los clientes aprecian el hecho de tener un local diferente, aunque no siga las sendas que ya están probadas. Es perfecto para nuestro enfoque del diseño de espacios.

EL EQUIPO CREATIVO. Oliver Franz Schmidt, Natali Canas del Pozo y 
Lucas Echeveste Lacy. Ramón Turró 11, 5º. 08005 Barcelona. T. 932 216 875. 
Colaboradores: Néstor Veloso, Anna Martínez Salom, Cristòfol Tauler, 
Savina Radeva, Cristina Huguet, Anna Serra, Juan Marcos Feijóo, 
Clara Manchón, Mireia Gallego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here